El personaje sabio no evita mencionar la reputación del aeropuerto. “Bienvenido a la sede de los Illuminati … quiero decir, el aeropuerto internacional de Denver”, le dice a un transeúnte. También dice que tiene 243 años y que los primeros Illuminati se conocieron en Baviera en 1776, hace 243 años.

La gárgola es parte de una campaña más grande desde el aeropuerto que abarca las teorías de conspiración que la rodean. El año pasado, Denver International colgó carteles que hacen referencia a extraterrestres, masones y lagartos fuera de una zona de construcción prohibida.