Investiga las estafas comunes en el lugar al que viajas:

Educar sobre los riesgos que puedes enfrentar en cualquier lugar es la forma más inteligente de protegerse. Tal vez hay ciertos cajeros automáticos para evitar. Tal vez hay una agencia de viajes o compañía de taxis específica que es conocida por estafar a los viajeros. Un poco de investigación en línea antes de tu viaje solo puede ayudarte a mantenerte mejor protegido.

Cuidado con los propietarios de alquileres que soliciten anticipo inmediato:

El alquiler de viviendas y apartamentos suele ser más barato que los hoteles, pero también puede ser más riesgoso. Es posible que te soliciten que transfieras dinero por adelantado, solo para descubrir a tu llegada que la propiedad es diferente a la anunciada o que nunca estuvo disponible en primer lugar. Verifica las políticas de la plataforma de alquiler antes de pagar, e intenta reservar con propietarios que hayan recibido críticas positivas.

Asegúrate de que tu teléfono este protegido con contraseña y huella digital:

Desde contraseñas bancarias hasta aplicaciones de pago y servicios de transporte compartido, los teléfonos inteligentes de muchas personas están repletos de información financiera valiosa. Si tu teléfono cae en las manos equivocadas, un ladrón astuto podría fácilmente ir de compras, o peor aún, robar tu identidad. Elimina las contraseñas guardadas en tus notas u otros lugares inseguros, y asegúrate de configurar una contraseña o huella digital de seis dígitos, si aún no lo has hecho. También puedes descargar aplicaciones que te permitirán borrar de forma remota tu teléfono de sus datos en caso de pérdida o robo.

Cuida tus finanzas en línea antes de ir al aeropuerto:

Si necesitas pagar facturas, transferir dinero, consultar tu saldo o realizar otras formas de banca en línea, hazlo con anticipación desde la comodidad (y seguridad) de tu propio hogar. Cuando usas Wi-Fi público, corres el riesgo de iniciar sesión en una red fraudulenta que se disfraza de buena reputación. Esto puede suceder en un restaurante, en una atracción turística o incluso en tu hotel.

Considera comprar una billetera o cinturón con tecnología de bloqueo RFID.

Si tu tarjeta de crédito tiene un chip RFID (a menudo tienen un símbolo de onda de radio), puedes comprar una billetera o un cinturón de dinero con tecnología de bloqueo RFID. Protegerán tu información financiera de los piratas informáticos que roban información de las tarjetas con dispositivos de radiofrecuencia, luego venden esa información o la usan ellos mismos para abrir nuevas cuentas o realizar cargos falsos en tus tarjetas.