Evita consumir en los aeropuertos

Cuando estás en un aeropuerto, es fácil ceder a la tentación de gastar. Entre comida, souvenirs, productos que prometen volver tu vuelo más cómodo y al menos una hora de espera, terminamos gastando de más. Sobre todo, porque los precios tienden a inflarse cuando estás en la terminal. Si quieres mantener cierto control sobre tus gastos, hay algunos productos y servicios que puedes evitar.

Botellas de agua – Según la regla internacional, solo puedes pasar los filtros de seguridad del aeropuerto si no llevas líquidos en contenedores mayores a 100 ml. obvio, esta es una gran oportunidad de negocio, pues muchos viajeros prefieren comprar agua o refresco hasta llegar a las salas de última espera.

Muchos aeropuertos extranjeros cuentan con bebederos. Si viajas con frecuencia, puedes comprar una botella flexible (se dobla y hace muy pequeña) y rellenarla cuantas veces quieras antes de tu vuelo.

Cambio de divisas – Debido a que sus tasas de cambio suelen ser altas, por lo general no es recomendable acudir a las casas de cambio del aeropuerto. Vale la pena usar sus servicios si para ti la comodidad es primordial. Pero, si quieres ahorrar, una vez en el destino, retira dinero de un cajero automático. Si quieres intentarlo, antes de viajar debes contactar a tu banco para conocer las tasas interbancarias.

Productos libres de impuestos – El término “libre de impuestos” es muy tentador, peor este tipo de tiendas nunca representan un ahorro real para los compradores casuales, ya que los productos como tabletas electrónicas o licores suelen tener precios más bajos en otros lugares. Lo mejor es comparar precios con anticipación en tiendas departamentales o en línea.

Restaurantes – Los restaurantes de los aeropuertos son más caros que en cualquier otra locación. La razón es que los gastos de operación son mayores cuando el establecimiento se encuentra ahí. Incluso, los precios varían entre una terminal y otra.

En lugar de entrar a un restaurante, puedes acudir a un local de snacks para llevar. No es lo más delicioso y tampoco te parecerá una ganga, pero sí representa un gasto mucho menor.

Souvenirs – Si compras tus “recuerdos” en el aeropuerto, no solo anulas la posibilidad de encontrar artículos realmente originales o especiales. También puedes acabar pagando de más, dado que el precio de los productos aumenta. Si bien hay muchas tiendas costosas en sitios turísticos, fuera del aeropuerto al menos tienes la posibilidad de comparar precios con más establecimientos.

Revisa el sitio web del aeropuerto antes de partir. A veces las terminales incorporan tiendas de productos locales, donde puedes conseguir souvenirs con la garantía de que son auténticos.

Wi-Fi – Aunque gran parte de los aeropuertos internacionales ofrecen internet gratuito, todavía hay sitios que se aferran a cobrar a los viajeros por conectarse. Antes de ceder y pagar por el tiempo previo a tu vuelo, hay un par de cosas que puedes checar.

Algunos lounges de viajero frecuente o lobbys de hoteles de aeropuerto tienen redes abiertas, a las cuales es posible conectarte si te sientas cerca de ahí. Otra opción casi infalible es acudir al Starbucks más cercano, aunque no todas las sucursales te dan este servicio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s