Los Pueblos Mágicos de Jalisco

Los Pueblos Mágicos en Jalisco son: Mazamitla, San Sebastián del Oeste, Tapalpa, Tequila, Lagos de Moreno, Talpa de Allende, Mascota.

Mazamitla: Se encuentra en la región sureste del estado de Jalisco, es un poblado de montaña inmerso en la sierra y enmarcado por el lago de Chapala. El centro del pueblo es muy bello, por sus calles empedradas y sus casas de techo de teja, muros blancos y puertas de madera. Su nombre de origen prehispánico: significa en nahuátl “lugar donde se hacen flechas para cazar venados”. Antes de la Conquista fue habitada por purépechas de Michoacán y luego adjudicada a Hernán Cortés.

Es la entrada a la Sierra del Tigre, en los bosques que lo rodean se pueden encontrar cabañas de madera, disfrutar de atractivos naturales como arroyos, cascadas y verdes praderas enclavadas entre montañas, que lo vuelven un sitio ideal para el ecoturismo. Las cabañas de madera son el principal referente de su paisaje y por ellas se ha ganado el calificativo de “la Suiza Mexicana”.

En el Museo Mazamitla, se pueden admirar algunas piezas prehispánicas de alfarería y piedra tallada elaboradas por los primeros habitantes de esta región. La cascada El Salto, es un bonito paraje; el recorrido al lugar se puede hacer a caballo, y los alrededores de la cascada permiten la práctica de deportes extremos como bicicleta de montaña, volar en parapente, conducir cuatrimoto o un vehículo todo terreno. El Parque Ecológico Mundo Aventura, tiene como principal atractivo el puente colgante “11 Hermanos” de 350 metros de largo y 150 metros de alto, lo que lo vuelve más grande que el puente Capilano de Vancouver, Canadá, considerado uno de los mas grandes del mundo. En este lugar también hay tirolesa, motos, rappel, escalada y gotcha.

San Sebastián del Oeste: Población que debe su belleza a su esplendoroso pasado minero, que en la época colonial lo pobló con más de 20,000 habitantes que buscaban explotar la riqueza de los yacimientos. El cierre de las minas a finales del siglo XIX provocó su transformación en pueblo fantasma, aunque los esfuerzos por aprovechar el atractivo turístico de sus haciendas, ranchos y templos han dado frutos.

Desde el Cerro de la Bufa se puede admirar en todo su esplendor el pueblito, y en el horizonte, la Bahía de Banderas, que forma parte del estado de Nayarit, la cercanía del pueblo con Puerto Vallarta, a solo 60 kilómetros, le brindan un agradable clima entre fresco y tropical la mayor parte del año. Su plaza principal es encantadora, pues está rodeada de edificios y monumentos históricos, como El Mesón, una de las más preciadas joyas arquitectónicas del lugar que data de 1729 y ha mantenido su diseño y la función que ha desempeñado por siglos, así como algunas piezas del añejo mobiliario.

Cada 20 de enero, el pueblo se viste de colores para celebrar la fiesta patronal de San Sebastián, en la que hay música, baile, pirotecnia, cabalgatas y actividades culturales. Un agradable lugar en este Pueblo Mágico es la Quinta Mary, donde se produce uno de los mejores cafés orgánicos de la región, en sus enormes plantas de producción, no obstante con un toque muy casero, se tuesta, muele y empaca el café y se elaboran deliciosos dulces típicos mexicanos También en la Fábrica de Puros Artesanales se pueden conseguir magníficos productos de tabaco, y para completar la triada de los placeres, existen varias destilerías de mezcal, que aprovechan los dulces frutos de los cultivos de agave lechuguilla.

Tapalpa: En medio de un maravilloso paisaje boscoso, se encuentra este pueblo mágico jalisciense cuyo nombre, derivado del náhuatl, significa “tierra de colores” o “lugar ubicado en lo alto”. Tapalpa mantiene la apariencia de las antiguas comunidades agrícolas y ganaderas. Sus características particulares lo perfilan como un excelente destino para la aventura, la recreación y el descanso, se distingue por sus casas de blancas fachadas y rojos techos de dos aguas, su ambiente provincial y sus admirables parajes naturales.

Debes visitar la Parroquia de San Antonio de Padua, edificada en 1650 con un estilo neoclásico por un grupo de franciscanos. La construcción es de ladrillo y se levanta sobre un gran terraplén, que sirve para compensar la inclinación de la ladera sobre la cual se despliega. Otros lugares a conocer son, Las Piedrotas (o el Valle de Enigmas) que resultan fascinantes por las formaciones rocosas que allí se encuentran, en un entorno de bosques y arroyos. Otros sitio agradable es el Salto del Nogal, una cascada preciosa de 105 metros de altura, reconocida como la más alta de Jalisco. Además, el entorno de Salto del Nogal rebosa de hermosos bosques de pino y encino. Las barrancas en donde se enmarca son perfectas para el montañismo y el alpinismo.

En la actualidad, Tapalpa se ha convertido también en sede de una de las paradas principales de la Paragliding World Cup (PWC) o Copa Mundial de Parapente, misma que comenzó en 2002. Desde esa fecha, Tapalpa ha participado en torneos internacionales de esta actividad, siendo la sede de alguna de las etapas, junto con Monte Grapa (Italia), Abtenau (Austria), Talloires (Francia) y Kayseri (Turquía).

Tequila: Como buen Pueblo Mágico, una visita a Tequila puede comenzar en su bella Plaza de Armas, cuyo kiosco es el escenario de la vida cultural y cotidiana de los tequileños, junto con las fuentes, murales y esculturas que recuerdan a los héroes locales, promotores y defensores del tequila a lo largo de la historia, como Francisco Javier Sauza Mora, o al mundialmente célebre director de orquesta Arturo Xavier González.

Para la profesión de fe de la población indígena, en Tequila se levantaron varias capillas que aún siguen en pie, como la del Calvario, que en 1570 funcionaba como hospital de indios pero fue adaptada por el fraile Juan Calero para que los campesinos recibieran la educación evangélica. Otra es la capilla dedicada a Santo Toribio Romo, mártir de la Guerra Cristera que murió en esta ciudad mientras huía de los callistas sin dejar de propagar el evangelio católico en haciendas y rancherías del bajío.

Vale la pena visitar el Museo Nacional del Tequila, que desde el año 2000 realiza, a través de cinco grandes salas, un recorrido histórico del nacimiento y arraigo de la cultura tequilera en el poblado: Orígenes, Pioneros, Industriales, Tequila y El Tequila en el Arte. En este hermoso museo se pueden admirar hallazgos arqueológicos de la zona, una vivienda elaborada con pencas, historias sobre Mayahuel, la diosa del maguey y del pulque, herramientas para el cultivo y cosecha del agave, fotografías de los campos agaveros, timbres postales, botellas, monedas y cientos de objetos utilitarios, pinturas y documentos relacionados con el proceso de elaboración de la tradicional bebida destilada.

Por otro lado, el turismo de aventura puede practicarse en Tequila, pues su paisaje montañoso se presta para actividades como el rappel, el senderismo y el salto en tirolesa, entre otras. Los sitios idóneos para estas actividades son la Barranca del Río Santiago, donde además puede tomarse un vuelo en avión ultraligero, o seguir el Paseo del Río, a través de pozas naturales y cristalinas caídas de agua. Las vistas más impresionantes del lugar pueden obtenerse desde el mirador de la Barranca de Tequila, a dos kilómetros de la cabecera municipal, que ofrece un hermoso panorama de acantilados y coloridos plantíos de mangos, ciruelas y anones, rematados por el Cerro del Chiquihuitillo.

Lagos de Moreno: Contemplado dentro del Patrimonio Mundial de la UNESCO por su notable arquitectura, fruto de la antigua riqueza de la región. Con el paso de los siglos, la abundancia económica producida por el trabajo de las haciendas redundó en la construcción de gallardas casonas e importantes recintos religiosos, que influyeron notablemente en el desarrollo cultural de la zona.

En la Plaza de Armas de Lagos de Moreno, en el centro histórico, encontramos la Parroquia de la Asunción, también conocida como de Santa María de Los Lagos, que fue levantada en 1741 en cantera rosa y estilo barroco, que se refleja en su portentosa cúpula y sus dos torres de más de 70 metros de altura. Junto a este templo se encuentra el importante Museo de Arte Sacro, que en sus cinco salas muestra ornamentos utilizados en los oficios religiosos del pueblo desde hace más de 400 años, así como una pinacoteca con obras de los siglos XVII y XVIII .

Frente a esta hermosa iglesia se encuentra el Palacio Municipal y alberga un mural muy famoso en la ciudad, pues representa el espíritu combativo de los laguenses mediante los trazos del artista Santiago Rosales. También en el centro destaca la Rinconada de las Capuchinas, integrada por el Antiguo Convento de las Capuchinas, la Casa de la Cultura y la Casa Museo Agustín Rivera (dedicado a la vida y obra de Pedro Moreno), con una tranquila plaza en medio del conjunto.

Uno de los templos más importantes para los laguenses es el del Calvario, pues fue declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO por su diseño inspirado en la Basílica de San Pedro, de la ciudad del Vaticano. Ubicado en la cima del Cerro de la Calavera, para llegar a este recinto hay que subir por una bella escalinata tallada en cantera y rodeada por arcos de medio punto y columnas toscanas.

Talpa de Allende: El vasto paisaje montañoso de los Altos de Jalisco es el hogar de la leyenda de Nuestra Señora del Rosario de Talpa, que gracias a sus numerosos e increíbles milagros se ha convertido en una de las imágenes más veneradas de la zona. A más de 1,200 metros sobre el nivel del mar, este pintoresco pueblito se ha convertido en un lugar a visitar para el turismo religioso, pues además de la Basílica de Nuestra Señora del Rosario, en sus calles empedradas hay varias parroquias y capillas con gran importancia histórica y arquitectónica, enmarcadas por maravillas naturales y bellas montañas.

Las capillas más importantes en Talpa son la de la Cruz de Romero, que data del siglo XVIII y puede verse desde varios kilómetros a la redonda, pues está sobre uno de los cerros del municipio y ostenta una enorme cruz en su bóveda; la capilla de la Resurrección, levantada en 1944 para el culto del mes de las ánimas; el pequeño templo hecho totalmente de piedra de Mineral del Cuale; la de San Miguel o del Diablo, célebre por su representación pictórica del arcángel venciendo a Lucifer; y la de San Rafael, cuya fiesta patronal (el 24 de octubre) se ha convertido con los años en una de las más grandes del pueblo.

Más allá de la cabecera municipal, existen varios sitios históricos y naturales que vale mucho la pena visitar, como la Zona de Petroglifos de Sacamecate, el Bosque de Maple, el más grande en su tipo en América Latina, con una extensión de 56,000 hectáreas pobladas por pinos, helechos, robles y maples. El mejor punto para admirar es el Cerro del Cristo Rey, donde se encuentra una soberbia escultura custodiada por dos capillas y brinda una vista panorámica de Talpa de Allende, sus calles, templos y zonas boscosas.

Mascota: Sitio de hermosos paisajes con ríos, valles y montañas que sobresalen por su vegetación compuesta por robles, abetos y pinos, en sus calles y callejones quedó impregnado el ambiente urbano que se vivió en ella durante el siglo XIX, cuando fue una importante agencia de minería en el estado y se llenó de haciendas y casonas.

Contrario a la mayoría de los pueblos, Mascota carece de una parroquia que le brinde un atractivo a su paisaje; en su lugar, se encuentra el Templo Inconcluso de la Preciosa Sangre, un recinto que iba a ser realmente imponente pero se quedó sin terminar. Sin embargo, sus cimientos y altos muros que sí se concluyeron son un testimonio de su majestuosidad. Una parroquia que sí se terminó fue la de Nuestra Señora de los Dolores, construcción de cal y canto del siglo XVIII que se ha mantenido en pie a pesar de haber sufrido fuertes movimientos sísmicos a lo largo de los siglos.

Existen dos museos: el de Arqueología, con cuatro salas de exhibición donde se presentan piezas arqueológicas y más de 600 piezas de hueso, cerámica y piedra, y el Museo de Piedra El Pedregal, que se distingue por su decoración con piedras y sus colecciones, que incluyen instrumentos musicales, juegos, artesanías, fotografías y muchos otros objetos interesantes. Otros museos que se pueden conocer en Mascota son la Casa de la Cultura y el del Maestro Raúl Rodríguez Peña, que sigue las huellas de los personajes más destacados de la historia del pueblo, y el Museo de la Raicilla, donde se pueden aprender los procesos de producción del destilado del agave lechuguilla y disfrutar de una deliciosa bebida.

La región boscosa de Mascota es el lugar ideal para los aficionados al ecoturismo y la aventura, es recomendable dar recorridos en lancha, practicar el trekking, escalada en roca, paseos a caballo, moto y ciclismo. Los sitios que todo aficionado al turismo de naturaleza debe visitar en Mascota son: la Laguna de Juanacatlán, la Presa Corrinchis, la Laguna de Yerbabuena, las Pilas de Agua Caliente, la Piedra La Narizona, el Volcán El Molcajete, el Campo Petrificado El Maipais, la cascada El Rincón de Ixcatán, el Cañón El Ocotillo, La Mesa Colorada y el Cañón El Tacote.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s