Como lidiar con el dolor de oídos

Te abrochaste el cinturón de seguridad en el asiento del avión, y estas listo para iniciar el despegue y el ascenso, justo en ese momento sientes que tus oídos se tapan y un dolor cada vez más intenso te comienza a molestar, ¿Qué hacer?

Primero debes saber que los oídos se tapan por la presión de la Tierra, ya que su superficie está constituida por una espesa “capa” atmosférica que genera esa sensación, la atmósfera se comporta de manera similar a los océanos, aunque solo tiene una pequeña fracción de su densidad, la presión del agua aumenta a medida que se va a mayor profundidad, igual sucede con la presión del aire que se incrementa al acercarse al nivel del mar, por lo que mientras más se profundiza, hay más agua o aire por encima.

Para entender mejor el proceso puede decirse que las ondas de sonido viajan desde el oído externo al interno por medio del tímpano, la membrana sirve para bloquear líquidos, aunque permite el paso de las reverberaciones atmosféricas, esto necesita que en ambos lados del tímpano la presión de aire sea más o menos igual, el cuerpo sabe adaptarse a esas condiciones y por lo general iguala la presión sin ningún contratiempo entre el oído externo y el medio, para ello existe un canal que corre a la garganta y que es llamado trompa de Eustaquio, cuya labor es facilitar que el aire vaya del oído interno a la garganta, donde los tubos se unen al tensor de los músculos “veli palatini” en el paladar blando.

Cuando viajas en avión que sube rápidamente durante el despegue, la presión adentro disminuirá mientras permanece constante la del oído interno, lo que hace que el tímpano comience a abultarse hacia afuera, mientras que si buceas, la mayor presión del oído externo genera que el tambor se abulte hacia adentro, en cualquier caso se presenta una reducción de la capacidad auditiva debido a que la membrana no transmite el sonido, generando la sensación de estar tapado.

Si tragas fuerte, la trompa de Eustaquio se abre sola, pero al presentarse una infección del tracto respiratorio es probable que no se abra debido a que la garganta está hinchada, al permanecer cerrada no hay una ecualización de la presión, lo que será muy incómodo al viajar en avión, por lo que en caso de estés resfriado, lo mejor es tomar un descongestionante antes del despegue para reducir la cantidad de moco en la garganta, otras recomendaciones cuando sientas que la presión comienza, son las siguientes:

  • Mantén la boca y la nariz cerrada.
  • Mueve la cabeza a la derecha hasta que tu barbilla esté en contacto con tu hombro.
  • Traga fuerte hasta sentir que la oreja izquierda haga “pop”.
  • Gira la cabeza a la izquierda para que tu barbilla toque tu hombro.
  • Traga fuerte para que la oreja derecha también alivie la presión.
  • Sigue haciendo los movimientos hasta que el avión alcance la altitud de crucero.
  • En este punto los oídos ya deben estar destapados para disfrutar del vuelo.
  • Inicia de nuevo el proceso cuando el avión comience a descender.

¡Feliz Viaje!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s