Disfruta viajar con niños

Viajar con niños no siempre es fácil, pero puede ser una experiencia maravillosa, así que hazlo más fácil y no te preocupes por las cosas pequeñas, disfruta de la aventura.

Antes de reservar tus boletos compara las tarifas, es la única forma de garantizar que recibas la mejor oferta.

Los infantes (niños menores de dos años de edad en el momento del viaje) no requieren un asiento y pueden viajar en el regazo de un adulto. En estos casos, los pasajeros necesitan informar a la aerolínea de que viajan con un infante en el momento de la compra. La aerolínea expedirá, sin cargos adicionales, un boleto y un pase de abordar para el infante, pero sin derecho a franquicia de equipaje.

Hay algunas excepciones, en las que los niños necesitan pagar una tasa o la tarifa aplicable:

  • Algunos países cobran un impuesto de salida. En estos casos, los infantes no pagan tarifa, pero tienen que pagar dicho impuesto en el país de origen.
  • Un adulto puede viajar hasta con dos infantes, sin embargo, solo puede llevar a uno de ellos en el regazo. El segundo tendrá que pagar una tarifa, pero está exento de la Tarifa de Uso de Aeropuertos (TUA). Esto da al infante el derecho a franquicia de equipaje y a su propio asiento.
  • Si un niño menor de dos años ocupa su propio asiento, debe ser adecuadamente asegurado en una silla para bebé.
  • Los infantes menores de dos años en el momento de la salida del vuelo pero que cumplan dos años para el vuelo de regreso, requerirán un asiento y deberán pagar la tarifa aplicable para el vuelo de vuelta.
  • Todas las personas de dos años de edad o mayores deben recibir boleto, asiento propio y pagar la tarifa aplicable.

Antes de reservar, decide si quieres un vuelo sin escalas o con conexión. No hacer escalas significa que la familia solo tiene que soportar un solo vuelo, pero una conexión les permite a los niños moverse por el aeropuerto (y muchos aeropuertos ahora tienen áreas de juego para ellos). En ocasiones los vuelos de conexión son más baratos, así que asegúrate de comparar los precios de ambos.

Algunas aerolíneas, especialmente las compañías de bajo costo, cobran una tarifa por la selección de asientos; si no pagas, los asientos se asignan al azar y no hay garantía de que toda tu familia se siente junta. En general, las líneas aéreas más grandes no cobran dichas tarifas, pero hay excepciones. Antes de reservar tu vuelo, asegúrate de leer la letra pequeña sobre los asientos.

Diles a los pequeños con qué se van a encontrar durante el viaje, especialmente en materia de seguridad. Recuerda que los líquidos en recipientes de más de 100 ml. no están permitidos, con excepción de la fórmula infantil. Los niños de 12 años y menores generalmente pueden mantener sus zapatos en los controles de seguridad.

Muchos pequeños disfrutan de la responsabilidad de elegir su ropa, empacarla y tener sus propias mochilas, solo tú como padre sabes si tu hijo es lo suficientemente responsable para esto.

No llenes en exceso las valijas o las bolsas de mano, y toma en cuenta que la mayoría de las aerolíneas permiten artículos pesados ​​para niños, como asientos de automóviles y carriolas, de forma gratuita.

Lleva contigo un bolso lleno de dispositivos electrónicos precargados con libros, películas, programas de televisión; además de cables de carga, juegos, crayones, papel, animales de peluche, lo que sea necesario para mantener a tu(s) hijo(s) ocupado(s). No olvides los bocadillos, incluidas las galletas y los dulces, que pueden ayudar a garantizar un buen comportamiento.

Durante el vuelo saca los dispositivos y déjalos que utilicen sus favoritos; tal vez puedas tomar una siesta. Las galletas y los dulces, úsalos cuando lo consideres necesario, pero no te olvides de llevar también sándwiches u otras de sus comidas favoritas porque, aunque algunas aerolíneas ofrecen comidas gratuitas en vuelos nacionales largos, la mayoría no lo hace.

Si vas a viajar con un bebé, pide consejo a su pediatra para evitar posibles dolores de oído durante los cambios de presión en la cabina, al parecer los chupones es algo que ayuda bastante a resolver esta situación. Por supuesto que algunos bebés gritan sin importar lo que hagas, así que no es mala idea entregar tapones para los oídos a los compañeros de asiento o simplemente decirles las palabras mágicas, “¿Puedo invitarte a tomar algo?”

Una vez que el avión aterrice, verifica que no haya objetos olvidados, mira alrededor del avión antes de salir, porque si descubres la pérdida después de haber bajado del avión,  difícilmente te permitirán volver a subir. Si no encuentras el artículo que falta, puedes verificar sobre los objetos perdidos y encontrados con la aerolínea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s